Garantía de devolución


CONDICIONES GENERALES DE VENTA

Como norma general, los precios de nuestros productos reflejados en nuestra página web son correctos, si bien están sujetos a cambios continuos. Antes de poner en marcha un pedido se debe comprobar la disponibilidad de los productos y la validez de los precios. En caso de haber problemas con el stock de algún producto o un cambio relevante en los precios, le ofreceremos alternativas lo más próximas al artículo original tanto en características como en precio. Por lo tanto, los pedidos deben ser aceptados por LABORMAT - Ropa Laboral antes de ponerse en marcha, momento en el que se informará sobre el plazo estimado de entrega. Los portes no serán pagados para el territorio peninsular e insular español (incluidos Ceuta y Melilla) para pedidos a partir de los 55 €, IVA incluido.

Los precios reflejados en nuestra página web se visualizan con el 18% de IVA incluido. El plazo máximo para una devolución es de 15 días naturales, empezando a contar desde el momento en el que el transportista entrega el material al cliente. La devolución debe ser solicitada a LABORMAT - Ropa Laboral y aprobada previamente por nuestra empresa, no aceptándose devoluciones no autorizadas. En caso de que el material sea defectuoso o el pedido se haya entregado con errores, LABORMAT - Ropa Laboral asumirá el coste de devolución y reenvío. Sin embargo, en caso de que la devolución sea imputable al cliente, será este quien deba asumir tanto los gastos de envío como de devolución. Esto incluye: Material personalizado con el logo del cliente (bordado o serigrafía) y material confeccionado expresamente a solicitud del cliente, artículos que estén manchados, usados, o no dispongan del embalaje original y no puedan volver a ser puestos a la venta.

Todos los productos comercializados por nuestra empresa llevan las garantías legales y es el fabricante el encargado de asumirla. La garantía quedará invalidada por golpes y/o transporte inadecuado y por no atenerse a las instrucciones de uso y manejo indicadas por el fabricante. Del mismo modo, la garantía no cubre el normal desgaste de los productos. Cuando los desacuerdos no se puedan solucionar de manera amistosa, el cliente se somete expresamente a la jurisdicción de los Tribunales de Valencia para su resolución, renunciando a los que les sean propios.